La estadística vuelve a ser preocupante para la Ribera. La Conselleria de Sanitat notificó ayer cinco defunciones más de pacientes Covid. La actualización comarcal de datos reflejaba, además, que Algemesí ya superaba incluso a Alzira en casos activos, pese a que su población es menor. Por ello, el consistorio ha activado una serie de medidas restrictivas dentro del ámbito municipal.

Las autoridades sanitarias anunciaron ayer 558 nuevos contagios por coronavirus en la comarca, que desde hace varias semanas no logra rebajar el número de casos activos -aquellos detectados en dos semanas- de la barrera de los mil. Además, se atribuyeron cinco nuevas defunciones, dos de ellas en Carlet. El resto se registraron en Algemesí, Guadassuar y Sueca. Esta era una de las cuestiones que más preocupación ha generado, la escalada de fallecimientos. Solo durante este mes de noviembre se han contabilizado diecisiete. Y todavía queda más de una semana para que finalice. Ya son 76 las personas de la Ribera que han perdido la vida tras contraer la Covid-19.

La actualización estadística ofrecida ayer atribuye 103 casos más en Algemesí y 70 en Alzira, como datos más significativos. Si bien es cierto que estos datos no tienen por qué corresponder a casos recientes ya que, en ocasiones, hay positivos cuya asignación se demora más de lo habitual. Con todo, ambas localidades se situaban como las dos con más contagios en un periodo de catorce días, con 193 y y 178, respectivamente. Por lo tanto, Algemesí se sitúa por encima de la capital ribereña pese a su menor tamaño. Carlet (117), Benifaió (106) y Sueca (106) son las otras tres ciudades que superan el centenar de casos activos, aunque con cifras menores. Además, la estadística también pone de manifiesto la existencia de al menos un positivo reciente en cuarenta y tres de los cuarenta y siete municipios de la comarca.

Sobre la barrera de los mil

La situación sanitaria de la Ribera se encuentra, por tanto, lejos de los niveles deseados. Pese a que el ritmo de contagios ha decaído ligeramente, los datos son todavía muy preocupantes. Desde que se sobrepasara la barrera de los mil casos en catorce días, no se ha reducido dicha cifra y los datos aportados ayer reflejaban casi 1.300. Tras la actualización de ayer, se contabilizan ya 5.451 contagios de coronavirus desde que se inició la pandemia.

A lo largo de las últimas semanas, son varios los ayuntamientos que han reclamado medidas restrictivas al gobierno valenciano para que se rebaje la incidencia y que no peligre la época navideña, de gran importancia social y para el sector económico. Algunos consistorios también han activado iniciativas propias, aunque únicamente tienen margen para actuar en el ámbito municipal. El último en sumarse a la lista es el de Algemesí, que ayer anunció sus propias restricciones hasta el 9 de diciembre.

Desde hoy, la localidad prescindirá de actos culturales e institucionales. También se han cerrado juegos infantiles en los parques, el Teatre Municipal, el Museu de la Festa, la Xopera y la biblioteca municipal. El ayuntamiento solo permitirá un 50 % de aforo para trámites administrativos, en los que se priorizará la cita previa. El bando de alcaldía también establece en la mitad el aforo al mercado y el número de puestos a montar. Las instalaciones deportivas albergarán competiciones federadas pero sin público.

Por su parte, el Ayuntamiento de Alzira ha iniciado una nueva campaña preventiva dirigida a la hostelería. El alcalde, Diego Gómez, y la concejala de Sanidad, Gemma Alós, repartieron unos originales carteles en bares y restaurantes que recuerdan las medidas sanitarias y emulan un menú en el que el entrante sería una «emulsión de gel hidroalcohólico» para desinfectarse las manos o un primer plato de «metro y medio de aire de distanciamiento a la alzireña».

Casi treinta poblaciones se encuentran en riesgo muy alto

Una simple escala establece el nivel de riesgo de contagio de Covid-19 en base a la incidencia acumulada, un dato que indica los casos detectados sobre un total de 100.000 habitantes. A partir de 250, se considera un riesgo muy elevado. En la comarca, son veintinueve las poblaciones que superan dicha barrera.

Para las autoridades sanitarias, se consideraría una situación normal que existiesen 25 casos por cada 100.000 habitantes. En el caso de la Ribera, las únicas localidades que se encuentran bajo dicho parámetro son, precisamente, las que no tienen ningún caso activo: Gavarda, Llaurí, Sant Joanet y Tous.

Solo dos se encontrarían en un riesgo bajo: Benimodo y Turís, que no superan una incidencia acumulada de 50 casos por cada 100.000 habitantes. En el siguiente escalón, el del riesgo medio, se encontrarían aquellas localidades con una incidencia entre 50 y 150. En dicho umbral se encuentran Alcàntera, Fortaleny, Llombai, Rafelguaraf y Sellent. En el penúltimo peldaño, el del riesgo alto (de 150 a 250), aparecen los municipios de Almussafes, Antella, Beneixida, Benimuslem, Catadau, Cullera y Favara.

El resto de localidades presenta, por tanto, un riesgo muy alto, ya que sobrepasan la barrera de los 250 casos por cada 100.000 habitantes. El único dato positivo es que, al menos, ya ninguna supera una incidencia acumulada de 1.000. Benifaió, L’Alcúdia, Algemesí y Carlet lideran la estadística al exceder una incidencia de 700.

Gavarda, único pueblo sin casos desde la primera ola

Las autoridades santiarias reconocieron hace varias semanas la preocupante situación de la comarca ya que el coronavirus andaba desbocado tras perderse la trazabilidad de los casos. No obstante, hay un lugar de la Ribera que se ha convertido en la excepción y, por el momento, sortea con éxito la segunda ola de contagios que tanto alarma en el resto de pueblos. Se trata de Gavarda. La localidad registró, según los datos oficiales, dos casos al inicio de la pandemia. Dede que acabó el confinamiento, no se ha detectado ningún caso positivo de Covid-19.