Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra modera su oposición y se abre al acuerdo presupuestario con Ciudadanos

La vicepresidenta ve viable aceptar la enmienda para ampliar las plazas de residencias con la colaboración público-privada, uno de los grandes obstáculos para el partido de Cantó - La dirigente reivindica su neutralidad como portavoz del Consell

La vicepresidenta del 
Consell, Mónica 
Oltra, ayer.  efe

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ayer. efe

«No será difícil llegar a acuerdos». Con estas palabras, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, allanó ayer uno de los escollos que a primera vista podían condicionar en mayor medida el apoyo de Ciudadanos (Cs) a los presupuestos de 2021, en la recta final para la aprobación de las cuentas. Aunque las negociaciones dirigidas a un pacto amplio marchan a buen ritmo, en las filas de la formación naranja esperaban encontrar uno de los principales obstáculos en la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, más específicamente en una enmienda aún por redactar a través de la cual Cs pedirá ampliar las plazas de residencias mediante la colaboración público-privada.

A priori, la iniciativa choca con la apuesta de Igualdad por ir soltando lastre del esquema de conciertos heredado del PP. Oltra, sin embargo, se mostró conciliadora, no vio ningún problema en aceptar la propuesta y mandó la pelota de regreso al tejado de Ciudadanos.

La titular de Igualdad, que dijo no ser partidaria de las líneas rojas en las negociaciones políticas, consideró coherente la demanda y admitió que «faltan plazas residenciales» en un sistema en el que el peso de la parte privada sigue siendo «mucho más grande» que el de la parte pública.

«Es una cosa que se tiene que ir equilibrando», resaltó Oltra, antes de defender la política de conciertos y de contratación pública llevada a cabo por su conselleria para «poner orden» en las residencias «con contrataciones legales, no como las que había en el pasado».

Aunque habrá que esperar a conocer la letra pequeña de la iniciativa de Cs para comprobar hasta qué punto la vicepresidenta está dispuesta a modificar sus cuentas -que refuerzan sobre todo las partidas destinadas a la construcción de residencias públicas-, lo cierto es que ayer Oltra coincidió con el president Ximo Puig a la hora de subrayar la importancia de que que el presupuesto de 2021 salga adelante «con el máximo apoyo posible».

Una experiencia, la del acuerdo con Ciudadanos, que Compromís ya ha escenificado esta misma semana junto a sus socios de gobierno del PSPV en el Ayuntamiento de València. La foto podría exportarse a las Corts Valencianes, pese a las reticencias que suscita en Unides Podem.

Oltra, eso sí, reprochó ayer a Toni Cantó un comportamiento «un poco contradictorio» por presentar una enmienda a la totalidad contra la ley de Acompañamiento que determina los ingresos de los presupuestos (y las subidas fiscales) cuando, en la parte de gasto de las cuentas, tiene «tantas propuestas». «Para contar con un buen presupuesto de inversiones y gastos hace falta también un buen presupuesto de ingresos», sentenció.

«Nunca he discrepado del Consell»

A preguntas de los periodistas, la dirigente también tuvo que pronunciarse sobre el malestar expresado por algunos de sus socios de gobierno por hacer públicas sus divergencias con las decisiones adoptadas en materia sanitaria o con la manera en que se pergeñan los presupuestos autonómicos. Es el caso del vicepresidente segundo, Rubén Martínez Dalmau, que en À Punt recordó que, como portavoz Consell, habla en nombre de todo el Consell.

Oltra salió al paso reivindicando su neutralidad y se escudó en que nunca ha discrepado de los acuerdos adoptados por el ejecutivo en sus comparecencias semanales para explicar los asuntos del pleno. La vicepresidenta sugirió que si se hiciera un «análisis comparativo» sobre su neutralidad y la de cualquier portavoz de comunidad autónoma o del Gobierno Central, los resultados serían «muy reveladores».

Compartir el artículo

stats